Aceite de cocina usado - cómo reciclarlo y reutilizarlo

El aceite, ya sea de oliva, de coco o de girasol, entre otros, es un producto esencial en nuestro día a día, ya que cada uno tiene distintas propiedades, beneficios y usos (como cosmético y/o de cuidado corporal). Sin embargo, el uso más habitual es el culinario, para cocinar. En este caso, si no se recicla o reutiliza, el aceite usado resulta ser un agente bastante contaminante tanto si lo tiramos por el fregadero, como si lo depositamos en nuestras basuras; ya que estos actos provocan problemas de higiene y contaminan el Medio Ambiente y nuestro ecosistema. ¿Por qué ocurre esto? Si te interesa saber cómo es posible que se esté contaminando el planeta por los deshechos del aceite usado, continúa leyendo.

  

EFECTOS NEGATIVOS DEL ACEITE USADO

Normalmente suele pensarse que, al ser un producto que se utiliza para la alimentación, no existen efectos negativos reales o graves por no reciclar y/o reutilizar el aceite usado, pero la realidad es que sí los hay, y son bastante importantes.

Uno de los principales daños que puede causar tirar el aceite usado por nuestros fregaderos es que, como ya se sabe, el agua y el aceite no se mezclan y, por tanto, si el aceite usado llega a los ríos, mares y océanos, se crea una capa de aceite en la superficie del agua. Esto hace que el agua no se oxigene correctamente, provocando, así, la muerte de la flora y fauna acuática. Además, esa capa de aceite sobre la superficie del agua hace que los rayos del Sol no puedan llegar al agua y, por tanto, causa que las plantas acuáticas no puedan realizar la fotosíntesis. Asimismo, el aceite puede quedarse adherido a la piel y a las branquias de los peces, lo cual resulta perjudicial para todos ellos.

De igual modo, si el aceite usado llega a zonas de tierra, imposibilita que el agua de esta se oxigene y circule, por lo que dicha tierra se llega a convertir en terrenos estériles e impide el crecimiento de cualquier tipo de planta.

Además, el aceite de cocina usado, si se tira por el fregadero, llega a mezclarse con productos químicos (como detergentes, suavizantes, etc.), por lo que se crea una capa pegajosa y gelatinosa en la cual quedan atrapados otros residuos que, al acumularse, llegan a obstruir las cañerías.

Así pues, con esta información podemos concluir que el hecho de no reciclar y/o reutilizar dicho aceite perjudica gravemente a la flora y fauna de la Tierra, lo que puede derivar en graves problemas para todos los seres vivos del planeta, como la extinción de razas animales, el deterioro de zonas verdes, la falta de terreno estéril para la plantación de alimentos vegetales, etc.

RECICLAR EL ACEITE

En este momento nos preguntamos, pues, ¿qué se puede y debe hacer con el aceite usado para evitar la contaminación del Medio Ambiente?

REUTILIZARLO

La manera más fácil y rápida es guardar el aceite usado para frituras, en lugar de echarlo por el fregadero. Para ello, se debe dejar enfriar el aceite para, posteriormente, colarlo en un recipiente y guardarlo para la próxima vez que se quiera freír y/o sofreír de nuevo (siempre que dicho aceite no se haya quemado y haya pasado el punto de humo).

RECICLARLO EN UN PUNTO LIMPIO

Si el aceite usado no puede reutilizarse para próximos cocinados, la mejor idea es almacenarlo en un recipiente de vidrio hasta obtener una cantidad considerable para, así, poder llevarlo a reciclar a un punto limpio. En este caso debemos tener en cuenta que hay que envasar cada aceite en un recipiente distinto (incluidos no solo los aceites vegetales, sino también aceites industriales, de motor, etc.).

RECICLARLO EN CASA

Otra idea es darle nuevos usos a ese aceite, con el fin de aprovechar al máximo el producto y, así, cuidar nuestro ecosistema. Para ello tenemos distintas opciones como las siguientes.

  • Jabón casero: para el baño o para lavar la ropa. En este caso únicamente se debe mezclar el aceite, con agua y un poco de sosa cáustica, además de añadir unas gotas de alguna esencia (lavanda, rosas, flores, cítricos, vainilla, coco) para aportar un olor agradable al jabón natural. Una vez se consigue una mezcla homogénea, se coloca en un molde o recipiente recubierto con papel vegetal (o semejantes), y se deja enfriar.


  • Velas aromáticas caseras: En esta ocasión se mezcla el aceite con aquellas especias que nos gusten (como clavos, vainilla o canela), y se deja macerar. Una vez se ha realizado esto, se calienta en un cazo la cera blanca para hacer velas junto al aceite, y se añaden unas gotas de la esencia que queramos (aceites esenciales cítricos, dulces, amargos…). Una vez tenemos la mezcla, se coloca en el recipiente, se pone la mecha y se deja enfriar.
  • Limpiador multiusos casero: Para conseguir este producto se necesita la mezcla del aceite usado y souji (un líquido a base de minerales y vegetales que, al mezclarse con aceite de cocina usado, se transforma en un limpiador de un 96% menos contaminante que un detergente habitual). En las proporciones adecuadas se mezclan ambos productos durante un minuto y se obtiene un limpiador que puede emplearse tanto como detergente para la ropa, como friegasuelos y lavavajillas.

¡Seamos conscientes de los efectos negativos que puede provocar lo que consumimos y busquemos alternativas!

Para conocer más sobre nuestro Aceite de Coco Virgen Extra Ecológico, os recomendamos visitar el post sobre Usos del Aceite de Coco que tenemos colgado en nuestro blog, en el cual encontraréis muchos beneficios y utilidades de este aceite.