Día Mundial de la Nutrición 2020

NUTRICIÓN Y HÁBITOS SALUDABLES

Durante el periodo de confinamiento a raíz de la pandemia por COVID-19, hemos observado que muchas personas y familias se han animado a cocinar, preparando en casa decenas de recetas. Además, muchas de ellas se han animado a realizar cambios en sus hábitos de vida y consumo, apostando por un estilo de vida más saludable y una compra de productos más consciente y responsable. También está aumentando el interés social por el deporte, saliendo de la zona de confort y rechazando la vida sedentaria.

En relación a todo esto, hemos podido comprobar que la gente está preocupándose más por su salud, que ha decidido llevar a cabo un estilo de vida más saludable y mejorar sus hábitos físico-deportivos y alimentarios, abogando por el ejercicio en casa y una dieta sana y equilibrada centrada, cada vez más, en el consumo de superalimentos. Por eso hoy, además de celebrar el Día Mundial de la Nutrición (evento organizado por la Federación Española de Nutrición, Alimentación y Dietética - FESNAD), queremos concienciar sobre la importancia de mejorar nuestros hábitos de vida.

Siguiendo las aportaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para poder tener una buena salud es fundamental una nutrición basada en una dieta suficiente y equilibrada, combinada con el ejercicio físico habitual. Con ello, conseguimos reforzar nuestro sistema inmunitario, reducir el posible riesgo de sufrir enfermedades no trasmisibles (como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares), así como prolongar nuestras vidas (evitando problemas de salud como el sobrepeso y la obesidad). 

ULTRAPROCESADOS

Centrándonos en la alimentación, debemos ser consumidores/as críticos/as, que sepan seleccionar productos de temporada, de proximidad y, siempre que sea posible, ecológicos. Por tanto, para realizar una mejor elección de alimentos, resulta esencial aprender a leer las etiquetas de los productos e interpretar la información que se nos presenta sobre los mismos. De este modo, obtendremos valores nutricionales sobre el producto en cuestión. Y, para saber interpretar dichos datos, os traemos unos sencillos tips.

¿CÓMO LEER LAS ETIQUETAS?

1. Es importante fijarnos en el orden de los ingredientes: al principio de la lista aparece aquello de lo que el producto tiene más cantidad, los principales ingredientes que lo componen; y al final de la lista aquellos que tienen menos presencia en el producto.

2. Tras esto, debemos considerar que, cuanto más corta sea la lista de ingredientes, menos procesado será el producto. Por lo que resulta conveniente comprar aquellos que no cuentan con muchos ingredientes en su lista.

3. Asimismo, es imprescindible tener en cuenta los aditivos (las conocidas ‘E’ de los alimentos) que puede incluir el producto que queremos adquirir como, por ejemplo, colorantes, conservantes, potenciadores del sabor, etc.

4. Igualmente, debemos fijarnos en los azúcares, los cuales pueden aparecer con distintos nombres (dextrosa, maltosa, sacarosa, jarabe…); además, debemos tener en cuenta que más de 10g de azúcar por cada 100g gramos de producto, resulta un alto contenido en azúcar (recuerda que no debes superar el consumo de 25g de azúcar diarios).

5. Por último, también es interesante observar la cantidad de grasa y sal que contiene el producto en cuestión, a fin de evitar altas cantidades de ambas.

A la hora de comprar debemos, pues, ser conscientes de aquello que vamos a adquirir, para rechazar, en la medida de lo posible, aquellos productos no beneficiosos y/o considerados ‘ultraprocesados’, por tratarse de alimentos industriales, refinados, elaborados mediante técnicas de procesamiento con sustancias sintéticas o de otros alimentos, que no nos aportan ningún tipo de nutriente. Así pues, en este día queremos recordar que debemos evitar consumir productos como refrescos, bebidas azucaradas, bollería, comida precocinada, y, en definitiva, cualquier ultraprocesado. En cambio, os motivamos a crear y/o reproducir recetas con alimentos saludables, combinados con buenos procesados (como tomate triturado, botes de legumbres, fruta/verdura congelada, etc.), para asegurar una buena alimentación y nutrición.

SUPERALIMENTOS

Por tanto, como ya hemos comentado, para mejorar nuestra salud podemos aumentar nuestra ingesta de superalimentos, conjunto de alimentos muy ricos en nutrientes, vitaminas, minerales y antioxidantes. Así pues, si aún no os habéis animado a hacerlo, podéis añadir en vuestras comidas alimentos más conocidos como brotes, frutas y verduras, semillas, legumbres, cereales, quinoa, bayas de goji…; consiguiendo un proceso de nutrición sano y equilibrado.

También se pueden introducir en la alimentación algunos superalimentos (cada vez más conocidos y consumidos) como la espirulina y la chlorella. Ambos alimentos proporcionan gran cantidad de proteínas, clorofila, vitamina B, antioxidantes, minerales y ácidos grasos; aportándonos, entre otros, beneficios como depurar el organismo, facilitar la digestión, aumentar el nivel de energía, normalizar los niveles de azúcar en sangre, prevenir la fatiga y el cansancio, mejorar el rendimiento deportivo, y reducir el riesgo de anemia. 

¿Y tú? ¿Quieres cuidarte?
¡Cambia tus hábitos y mejora tu bienestar!

¿No sabes por dónde empezar?

Encuentra los complementos alimenticios Aldous Bio perfectos para ti. No esperes más para empezar a liberar tu mejor versión.

Únete a la Comunidad Aldous Bio, consigue un 10% de descuento y recibe consejos saludables para convertirte en tu mejor versión.

Al unirte aceptas recibir comunicaciones comerciales de ALDOUS BIO. Puedes retirar el consentimiento cuando quieras. Política de privacidad

img-web-1-copia-2-1674136432911 (1).webp__PID:2d9b9d7d-897b-42e5-ad3f-2cf0a1cdbd1b